You don't have javascript enabled. Please, enable the javascript or try another browser.

Agua para Muzumuia

Hoy tenemos un nuevo motivo para conmemorar y, como siempre, ¡muchas personas forman parte de esta nueva conquista!

La Fraternidad sin Fronteras se ha esforzado para consolidar, en el Centro de Acogimiento MUZUMUIA, un modelo de estructura y de trabajo que pueda, progresivamente, ser reproducido en todas las otras unidades. Buscamos, principalmente, alcanzar niveles cada más elevados de autonomía, para que nuestros esfuerzos sean reducidos, posibilitando avanzar en la búsqueda de otras regiones y localidades cercadas por el infortunio.

   

Centro de Acogimiento Muzumuia y Panadería Muzumuia.

En ese proceso de búsqueda por la autonomía, dos desafíos necesitan ser superados: la instalación de una panadería (¡ya fue inaugurada!) y la perforación de un pozo artesiano para abastecimiento de agua de la unidad. Con el agua más accesible y en cantidad suficiente, viabilizaríamos, no apenas, el abastecimiento para uso cotidiano, sino que, también, el plantío y la creación en el sistema de permacultura, otro paso fundamental rumbo a la autonomía.

Por ahora, nuestro pozo artesiano, aún es un sueño. Solamente él ofrecería un flujo suficiente para todas las demandas, incluyendo la huerta y la granja. No obstante, no podíamos esperar más tiempo y una solución paliativa necesitaba ser adoptada con urgencia. Esta solución intermediaria vino con la Caravana sin Fronteras del mes de octubre de 2015, donde algunos caravaneros se prepararon con anticipación y fueron para Mozambique equipados y prontos para pesquisar formas económicamente viables para la obtención de agua. Después de algunos intentos frustrados, optaron por dar continuidad a la perforación de un pozo manual, con profundidad de 12 metros, debidamente calzado y con capacidad para 2500 lts/día. El pozo había sido iniciado hacía un año, por el mismo equipo.

Nuestra gratitud a los caravaneros Wender, Eduardo, Silmar y Edelberto ― además de nuestro equipo local, ¡por el éxito en ese emprendimiento! ¡Misión cumplida!

   

Perforación manual (12 metros de profundidad), acabado/protección y... ¡agua limpia! El pozo aún recibirá una tapa de concreto, para una mayor seguridad.

Vale aquí recordar que, antes de ese pozo, toda el agua necesaria para la manutención del Centro de Acogimiento con 379 niños y más la panadería, era transportada en vasijas de plástico, llenadas en un pozo comunitario localizado ¡a 500 metros de distancia! Trabajo arduo y a diario, hecho con el uso de carretillas de mano o usando la cabeza como soporte.

 

Antes de la perforación del pozo manual: un kilómetro para ir y volver hasta el pozo comunitario. Maratón exhaustivo para abastecer el reservatorio del Centro de Acogimiento.

El agua en el nuevo pozo es limpia y un poco salobre para beberla, pero servirá para todas las otras necesidades de la cocina y para la higiene personal (lavar las manos y cepillar los dientes, por ejemplo).

Vamos a celebrar esta conquista sin dejar de soñar y buscar la solución ideal, o sea ¡un pozo artesiano para cada unidad! Se trata de una alta inversión (aproximadamente R$28.000,00 por pozo), pero que vendrá en el momento oportuno, a través de futuras coparticipaciones. ¡Creemos en eso! 

 

 
Spanish

Add new comment

CAPTCHA
This question is for testing whether or not you are a human visitor and to prevent automated spam submissions.