Proyecto

BRASIL, UN CORAZÓN
QUE ACOGE

La esperanza mueve centenares de venezolanos, todos los días, hacia la frontera con Brasil. Que dejan a Venezuela, bajo el impacto de la crisis humanitaria en el país. Llegan a Roraima, con casi nada de recurso, ávidos de una oportunidad de trabajo.

Profesionales formados, obreros, hombres y mujeres buscan trabajo. Mientras la oportunidad no llega, conviven con el dolor de no saber cómo alimentar a la familia y, muchas veces, no saben ni siquiera dónde van a pasar la noche.

En Roraima, conocemos migrantes y también corazones dispuestos a ayudar. Unimos voluntarios, partidarios y lanzamos el proyecto Brasil, un corazón que acoge.

Construimos un centro de acogida y estamos amparando a 100 familias. La estructural local cuenta con dormitorios familiares, comedor y baños colectivos.

Voluntarios son "padrinos sociales". Ellos cuidan especialmente a una familia y movilizan ayuda para atender necesidades como matrícula de niño en escuela, atención médica, orientación sobre documentos, y auxilian en la búsqueda de oportunidad de trabajo.

También estamos coordinando una asociación para impartir cursos de formación para el trabajo y los ingresos, y portugués.

El objetivo es que las familias conquista autonomía, en breve tiempo, pasando a garantizar el propio sustento, y oportunizando el amparo de otras personas más necesitadas.

Hasta la independencia financiera, permanecerán en el centro de acogida, recibiendo 3 comidas diarias, animando el corazón por el sentimiento de fraternidad.

Centro de acogida de la FSF - Roraima en la TV

La unión es la solución

Las noticias se extendieron de la misma manera que los venezolanos se encuentran por la ciudad. Por todo lugar, hay refugiados en Roraima, frontera con el país vecino en crisis. La Organización humanitaria Fraternidad sin Fronteras está en la región. Llegó en octubre de 2017 para conocer la realidad e inició de inmediato el trabajo de ayuda humanitaria...

Publicaciones Relacionadas

Videos relacionados

SUBIR