Proyectos

ACOGER
MOZAMBIQUE

La realidad que nos llevó hasta allí.

En las aldeas mozambiqueñas, un millón de personas sufren con el hambre y consumen agua sucia. La mayoría son niños huérfanos de padres muertos por el VIH y la malaria. Trabajan en cambio de un plato de comida y no van a la escuela.

Las personas llegan a quedarse hasta 3 días sin ninguna comida y caminan kilómetros para conseguir 20 litros de agua no potable. Hay regiones en las que no llueve regularmente desde hace 14 años. En medio de tanta necesidad,
nos estamos uniendo para acoger y cambiar esa realidad.

Acogida

Acogemos a niños de las aldeas mozambiqueñas que vivían en la extrema miseria, la mayoría de ellas huérfanas de padres muertos por el VIH.

En ambiente de incentivo a la vivencia fraterna, reciben alimentación, cuidados con la salud, orientación a la higiene, participan de actividades pedagógicas, recreativas y culturales.

Educación y Fraternidad

Los niños frecuentan el centro de acogida en horario alternativo al de la escuela. Muchas fueron matriculadas, por la FSF, después de que entraron en el proyecto. Antes, necesitaban trabajar para conseguir alimentarse.

Cultura

La danza y la música son fuertes expresiones de la cultura africana. En los centros de acogida, animamos el arte como fuente de alegría a la vida. Niños y jóvenes forman grupos, ensayan coreografías, cantan y se presentan, contagiando a todos en momentos de bienvenidas y confraternización.

Estudio para los jóvenes

Los primeros niños que llegaron al proyecto, hoy son jóvenes y siguen siendo acogidos por la FSF.

Los padrinos les dan la oportunidad de seguir con los estudios - en las aldeas, las clases sólo van hasta la 6 ° clase. Los jóvenes reciben ayuda para el transporte hasta la ciudad, matrícula y material escolar. Especiosa Marge es uno de los primeros niños acogidos y hoy está en la Universidad.

Capacitación para el trabajo

En los centros de acogida, los jóvenes también participan de cursos de capacitación para el trabajo. Aprender a cultivar la tierra, hacer artesanía con material local, corte y costura, batik (pintura en tejido) y otros. Así, van conquistando autoestima, confiando en un buen futuro.

Panadería FSF: un bien para todos

Coma ayuda de partidarios, implantamos una panadería en el centro de acogida de la aldea Muzumuia. La iniciativa generó trabajo para adultos, oportunidad de aprender un oficio para los jóvenes y la comunidad tuvo acceso al pan, por menor valor y más cerca.

Trabajadores contratados

La FSF contrata a trabajadores locales para atender a las tareas del centro de acogida - cocineros, educadores sociales, auxiliares administrativos y otras funciones. Algunas personas de la comunidad son contratadas temporalmente para trabajar en obras de los centros de acogida.

Ancianos

Muchos ancianos de las aldeas mozambiqueñas viven solos y tienen dificultades para moverse. Amparamos, construyendo casitas nuevas para ellos y jóvenes, acogidos por la FSF, llevan alimentación a los abuelos y abuelas que no pueden andar.

Agua para África

Hemos perforado pozos artesianos profundos, venciendo capas de rocas, para ofrecer agua limpia y en abundancia a la comunidad de las aldeas. Las madres con los hijitos en la espalda andaban kilómetros hasta la orilla del río seco, para cavar pozos y retirar de allí algunos litros de agua no potable y atender a todas las necesidades de la familia.

Cultivo en las aldeas

La llegada del agua permitió el inicio de la plantación agroecológica, buscando la autosuficiencia alimentaria del proyecto. En el centro de acogida de Muzumuia, el cultivo sostenible, en fase piloto, ya da los primeros frutos y la cosecha va a los platos de los niños. Jóvenes, hijos de agricultores, aprenden a producir aprovechando los recursos de la naturaleza, y los niños participan en actividades de educación ambiental.

Los padrinos de la causa visitan el proyecto

La Fraternidad sin Fronteras organiza caravanas de padrinos de la causa, que costean sus propios gastos y van a Mozambique, en África, a conocer el trabajo humanitario. Son médicos, dentistas, educadores, artistas, profesionales liberales - voluntarios que se unen para conocer la realidad y ayudar en las tareas de acogida a las familias.

Unidad Modelo

Mantenemos 24 centros de acogida en las aldeas de Mozambique ubicados dentro de un área que abarca 700 kilómetros, yendo de Barragem, cerca de Maputo, la Chicualacuala, en la frontera con Zimbabue.

En la aldea Muzumuia, implantamos la estructura modelo para los centros de acogida. Tiene cocina, aulas, baños, panadería, salas para cursos profesionales.

El objetivo es llevar la misma estructura a todos los centros de acogida. En algunas unidades, todavía necesitamos cocinas, baños, salas, para ofrecer condiciones adecuadas a los trabajadores y mejor acoger a los niños.

Proyectos piloto

En la unidad modelo, en Muzumuia, se desarrollan proyectos piloto con la posibilidad de extenderse hacia los demás centros de acogida.

Entre las acciones de carácter piloto, de iniciativa de voluntarios, están curso de flauta, clases de capoeira y enseñanza a distancia.

Publicaciones Relacionadas

Videos Relacionados

SUBIR

Gostaríamos de manter você sempre atualizados com as novidades do nosso blog. Que tal?